1.9.06

El Teléfono del mañana, ayer


Modern Mechanix, ha publicado un artículo muy recomendable aparecido en la revista Mechanix Illustrated de septiembre de 1956.
Como dice su autor, normalmente los antiguos artículos del tipo "El coche, teléfono, avión, etc. del mañana", están plagados de ideas absurdas o ridículas lejanas a nuestra realidad.
Lo que diferencia este trabajo de los demás, es que prácticamente todas las ideas, se han realizado.
La marcación digital y automática, la conmutación electrónica, la compresión de datos de audio y video, el reconocimiento de voz, la comunicación global y la drástica miniaturización de los aparatos.
Incluso es inquietante el parecido del videoteléfono de la foto con cualquiera de los móviles de última generación.

Fuente: Mechanix Illustrated 9-1956 Your Telephone Of Tomorrow (Sep, 1956)

5 comentarios:

Marcos dijo...

Impresionante. Según iba leyendo el artículo iba quedando más sorprendido. Tan modernos que nos consideramos, y parece que todo había sido pensado ya hace 50 años, sólo faltaba la tecnología necesaria.

Lula Towanda dijo...

Ahora teníamos que escribir artículos como este, aunque anticiparse 50 años al futuro es difícil con lo rápido que va todo.
¡Lo que se aprende en este blog!

Anónimo dijo...

Esto no quiere decir más que las NECESIDADES estaban ya presentes en la mente de la gente. Supongo que podemos pensar en muchos objetos/productos definiéndolos en función de las necesidades que satisfacen; por ejemplo, los coches que vuelan, las casas que se limpian solas, etc.
Sólo hacia falta la tecnología, ya, pero eso es lo fundamental en estos casos.

Anónimo dijo...

OMG! que hace Lola Flores anunciando moviles???:S

Muxfin dijo...

Marcos Creo que la clave está en que los principios básicos, ya existían.
Lula Me temo que ahora con 50 semanas, ya es un riesgo.
Unónimo Estoy de acuerdo contigo, pero lo sorprendente es que las necesidades de entonces, fueran tan parecidas a las de ahora.
A veces el problema está en definir esas funciones.
Dosónimo Jeje, no me había fijado, pero no sería extraño, en los sesenta, Carmen Sevilla decía aquello de"¡Philips, mejores no hay!